Lejos de contaminación auditiva al no haber sido “tomada” por los espacios comerciales que hacen de otros lugares cercanos -las Puertas de Murcia o la Calle Mayor- un continuo trasiego de gente a cualquier hora del día.

Lejos de los “avisperos turísticos” del Puerto Marítimo en los que se dan cita cruceristas, visitantes nacionales y habitantes de cualquier rincón de la ciudad  en los más de 300 días al año de sol y buenas temperaturas.

Lejos de las instransitables “horas punta” en las que salidas y entradas de colegios saturan aceras, calles o aparcamientos.

Lejos de la impersonalidad y la falta de historia y de raíces de otros espacios urbanos –polígonos residenciales, urbanizaciones de nuevo cuño- en las que no existe la más mínima seña de identidad de esta ciudad histórica, romana y milenaria.

Cerca del sosiego del que la plaza disfruta cualquier día del año –a excepción quizá de las noches de Semana Santa-; tranquilidad si allí vives o trabajas y luz, esa luz inconfundiblemente .mediterránea que barniza la Plaza del Rey con distintas tonalidades desde el alba hasta el crepúsculo

Cerca del privilegio de cruzar las calles Arena o San Agustín para encontrarnos frente al majestuoso Ayuntamiento de la ciudad, en la plaza de tal nombre, ante el monumento a los Héroes de Cavite y frente al mar.

Cerca de necesitar menos de cinco minutos para mirar de frente al Mediterráneo, bien desde cualquiera de sus espacios libres, bien desde cualquiera de las terrazas y locales que jalonan el paseo y desde los que admirar la bocana, los faros opuestos de Navidad y La Curra, Galeras, San Juan, los montes que la rodean y abrigan, la chimenea de Escombreras -emblema de la Cartagena industrial- y el horizonte en el que el mar se pierde en una imagen real sobre la que la memoria o la imaginación puedan recrear lo acontecido en siglos de historia.

Cerca de la posibilidad de vivir un día a día normal, amable, tan tranquilo o bullicioso como uno desee, sin imposiciones.

Y sabe que podrá adentrarse en los edificios recuperados de aquél épico pasado –son casi adyacentes a la Plaza del Edificio Tívoli- sólo si lo desea y sabrá que puede vivir o trabajar en un edificio de alrededores bellos y tranquilos, acogedores y amables en los que siempre hay un momento del día en el que el olor a mar todo lo invade y sabe que si en ese momento no le basta con presentirlo, sólo tiene que girar la cabeza y allí lo tendrá, tan real como eterno.

Apartamentos construidos en el año 2018, con un diseño modernista pero conservando ciertos elementos antiguos. Las viviendas están equipadas con “Geotermia” por lo que el consumo de agua caliente sanitaria ,suelo radiante y aire acondicionado no irá cargado en la factura de suministro de energia.

Características Propiedad

  • Aire Acondicionado
  • Amueblado
  • Ascensor
  • Balcón
  • Baños: 1
  • Carpinteria Exterior PVC
  • Carpintería: Lacada Blanco
  • Climalit
  • Climatización
  • Cocina Equipada
  • Exterior
  • Orientación: Este
  • Pintura: Lisa
  • Puerta blindada
  • Suelo radiante
  • Trastero

Localización